Os presentamos un cuento infantil elaborado por el Departamento de Educación de El Hogar Provegan , en colaboración con otros departamentos, que va dirigido a niños/as a partir de 4 años. Quremos agradecer a las alumnos/as de P5 y de cuarto de primaria del colegio Barrio Costa de Carrizal de Ingenio, Gran Canaria, las ilustraciones que han realizado para este cuento. Esperamos que os gustes y lo disfrutéis.

La otra mirada.

(De cuando los Reyes Magos se bajaron de los dromedarios y también bajaron de las nubes).

         laotramirada_aÉrase una vez… que iban los tres Reyes Magos a entregar sus presentes a los niños y niñas, subidos en tres dromedarios, que iban cargaaaados con muchííííisimos paquetes.

laotramirada_bFue entonces que el dromedario Darío dio un mal paso y se torció el tobillo. ¡¡Uffff, como dolía!! Melchor cayó al suelo con el traspiés, y los paquetes, atados al pobre Darío, se quedaron sobre el animalito, haciendo que al pobrecito le doliera todavía más. Enseguida su patita empezó a ponerse roja.

laotramirada_c

Su primo Dron, el dromedario donde iba montado Gaspar, gritó para que alguien lo ayudara. Gaspar lo hizo arrodillarse y se acercó a Melchor, pero ¡nadie se preocupaba de su primo!

laotramirada_d

 

Medy, la dromedaria madre, lloró desconsolada al ver que su hijito querido tenía la patita hinchada. Se agachó para que Baltasar descendiera, a ver si le podía echar una mano, y luego se acercó a su pequeño.

laotramirada_e

 

¡TODO ERA UN JALEO, CARRERAS, LLOROS, GRITOS, ÓRDENES…!

Por fin, Baltasar mandó callar a todos y puso orden: Gaspar seguiría atendiendo a Melchor mientras él desataba los paquetes para que Darío pudiera tumbarse y así él mismo revisaría la pezuña.

laotramirada_f

Dicho y hecho. Curaron el chichón de Melchor, que no fue mucho porque la corona, que era acolchada por dentro, amortiguó el golpe. Darío fue vendado con el turbante del Rey Mago y se le aplicó un calmante. Los besitos de su mamá hicieron que se sintiera mucho mejor.

laotramirada_gBueno, ¿y ahora qué? Comenzó un debate sobre cómo llegarían los regalos a tantos niños, que si esto no podía ser, que si cargaban todos los regalos en dos dromedarios… cuando la ratita Gota, que lo había visto todo desde su agujerito, exclamó: ¡Será posible que piensen eso! ¿Tanto mago y ninguno se da cuenta de que los pobres dromedarios soportan mucho peso?

Los reyes se pusieron rojos como un tomate de la vergüenza que les dio.

laotramirada_h

¿Cómo podían dar tanta alegría a los niños y tanta tristeza a sus queridos dromedarios? ¡Eso no podía estar bien!

Entonces se pusieron a pensar, pero a pensar con el corazón. Hablaron mientras repartían caricias a los dromedarios y surgió una idea: ¿Acaso no eran magos? ¡Pues harían magia!

laotramirada_iY dicho y hecho, juntaron sus poderes y crearon una máquina que podía transportar muuuuchos paquetes sin sufrimiento animal. Inventaron un…. ¡CAMIÓN!

Pero, pero… ¡SI ESO YA ESTABA INVENTADO!

Cómo era posible que no lo hubieran visto antes. Habían seguido con la tradición sin pararse a pensar que todos los seres podían beneficiarse de los avances de la técnica. No únicamente los humanos.

laotramirada_jAcordaron que desde ese año, los Reyes Magos llevarían los regalos en camión, y ellos y sus amigos Medy, Darío y Dron los acompañarían, porque no querían perderse la emoción de ver las caritas de los niños cuando abren sus regalitos. (Porque los Reyes pueden ver a los niños con su magia)

laotramirada_a

En ese momento… Álex, un niño pecoso, se despertó. ¿Todo había sido un sueño?

Ahhhh es que esa noche sería la noche de Reyes.

Pues el sueño tenía mucha razón, pensó.

laotramirada_k

Enseguida, Álex cogió un papel y escribió:

Queridos Reyes Magos: He sido muy bueno, y quisiera pedirles que este año cuiden de los pobrecitos dromedarios, que ya no hace falta que carguen cosas pesadas y construid un camión bien grande para que ellos descansen y vivan felices. Un beso. Álex.

laotramirada_l laotramirada_m

 

 

 

 

 

 

 

 

 

P.D. Dejo comida para todos, especialmente para Medy, Dron y Darío (y una venda elástica que usa mi mamá cuando va a tenis, por si hace falta)

laotramirada_n

Y colorín colorado… ¡el dolor se ha acabado!

laotramirada_nŞOs dejamos el cuento descargable en versión pdf: cuento-LA-OTRA-MIRADA.

Si os ha gustado el cuento, podéis seguir profundizando y trabajando en él en la unidad didáctica que os proponemos.

 

2 thoughts on “La otra mirada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website