¿Quién hablará por mí?

En nuestro centro escolar se realizó una campaña de recogida de alimentos y enseres para perros y gatos.

Durante dos semanas se pidió a las familias que aportaran lo que pudieran: comida, mantitas, toallas, juguetes… lo que cada una considerara.

El destinatario de estos productos fue el CETA-CES de Ingenio (Centro de Estancia Temporal de Animales), sito en el municipio de Gran Canaria donde está ubicado nuestro colegio.

El lema fue ¿Quién hablará por mí?

Se encuentra dentro del programa del centro: “Nuestro cole en acción”.

Los eslóganes eran del tipo: “Adopción responsable, no al maltrato animal. Los animales no son juguetes. No compres en navidad si luego vas a abandonar”

No todo pudo ser vegano, los alimentos de este tipo para perros y gatos son desconocidos para las familias, pero estos seres abandonados, maltratados, heridos, que malviven en las calles, necesitan mucha ayuda y concienciación. Y esta colaboración les vino muy bien.

Ese refugio en concreto hace una labor increíble acogiendo a muchos animales para que no sean enviados al albergue insular, donde su destino suele ser el peor. Desde allí los cuidan, esterilizan y además hacen campaña para que los adopten.

Este es, a menudo, el primer paso de mucha gente que va tomando conciencia. Darse cuenta de la situación de los animales que solemos tener en nuestro entorno y ayudarlos. El siguiente paso es ver también en cualquier otro animal seres que sienten y que quieren vivir.

Paralela a ésta se hizo una campaña sobre “no a los circos con animales, los zoos, acuarios…” que se anuncian como diversión para los peques.

Los colegios, institutos y centros educativos en general son perfectos para divulgar un mensaje que invite a la empatía. Que anime a querer conocer la realidad.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *